Del escritorio remoto al Workspace as a Service (WaaS)

Desktop as a Service, VDI, escritorio remoto… Los espacios de trabajo como servicio llevan tiempo creciendo, y el reciente avance de la virtualización ha expandido y multiplicado ese crecimiento, que actualmente se engloba bajo el concepto de Workspace as a Service (WaaS). Tanto es así, que el 77% de responsables de TI implementarán este año algún tipo de entorno de trabajo virtual, según Forrester.

 

Las soluciones de WaaS aportan escalabilidad, seguridad, movilidad y eficiencia, gracias al outsourcing profesional y a los modelos de pago por uso. Sin embargo, pese a la evidencia de estas ventajas, no todas las empresas saben cómo encarar esta tendencia, especialmente en España. En primer lugar, hay que saber diferenciar entre dos tipos de entornos de trabajo en la nube: por un lado, los de virtualización de escritorios; y por otro, los de virtualización de aplicaciones, ya sean internas de una compañía o desarrolladas para dar servicio a sus clientes. Aunque ambas opciones están basadas en tecnologías similares, las necesidades que cubre cada opción suelen ser, en realidad, distintas en cada caso.

 

La virtualización de escritorios enteros suele encajar con empresas cuyos usuarios hacen un uso intensivo de todos recursos, es decir, del puesto de trabajo, del escritorio y de las aplicaciones. En su día a día, trabajarán prácticamente al cien por cien contra la plataforma. Los beneficios concretos de este sistema son la reducción de costes de hardware/software, y la eficiencia de los recursos humanos de TI, ya que en lugar de realizar mantenimiento de equipos pueden centrarse en el core del negocio.

 

El segundo tipo de virtualización, el de aplicaciones, es más diverso en cuanto a necesidades a cubrir. Hay empresas que virtualizan sólo las aplicaciones más pesadas, otras sólo las que usan departamentos ubicados en zonas geográficas diferentes… En todos los casos, la ventaja percibida es que, desde una sola plataforma, se sirve el software a los usuarios que se quiere, y en las condiciones que se decida.

Una variante típica de este caso es el de las empresas de programación o development, que ofrecen software a sus clientes y necesitan proveerles de un acceso remoto, rápido y seguro. Aquí, la virtualización les permite subir su aplicación a una plataforma cloud y ofrecer acceso los usuarios de forma ágil y económica, pudiendo aplicar políticas de control y permisos, y pagando sólo por los recursos consumidos. Dicho de otro modo, les permite convertir su software en un SaaS en la nube.

 

PROVEEDORES DE REFERENCIA

Dada la complejidad tecnológica de una migración de un entorno profesional a un entorno WaaS, es básico contar con un proveedor capaz de aportar expertise, escalabilidad y de diseñar la mejor solución en función del caso concreto. El soporte 24×7, el uso de tecnologías líderes o las garantías a nivel de seguridad y SLA, son factores clave para orientar la búsqueda.

 

Hay varios tipos de proveedor de soluciones de WaaS. Las grandes empresas, con miles de empleados y sedes en varios continentes, pueden optar por soluciones de Hyperscale Cloud Providers como Amazon Web Services, que dispone del servicio AWS Workspaces; VMware, con su Horizon Air; o Citrix, que ofrece también soluciones de virtualización, aunque seguramente seguirán necesitando staff encargado de gestionar la plataforma y de adaptarla a sus necesidades concretas.

 

Otra alternativa, más propia de organizaciones de entre 50 y 500 trabajadores, o de empresas con necesidades altas de cumplimiento legal (como en España el cumplimiento de la LOPD) es la de un proveedor de servicios gestionados. Un ejemplo de servicio de virtualización de escritorios y aplicaciones de este perfil en España es Cloud Desktop, basado en tecnología Citrix, ganador de los últimos EuroCloud Awards.

 

Ya sea por requerir recursos dedicados si se trata de aplicaciones críticas o ya sea por necesitar un soporte más personalizado, este perfil de compañía necesita una solución basada en tecnologías de las grandes marcas comentadas anteriormente, pero diseñada y gestionada según sus requisitos particulares.

 

Fuente: Revista Cloud Computing

Photo Credit: Julia Tim / shutterstock

Este sitio utiliza cookies para mejorar los servicios que se ofrecen. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Ver política